La resistencia y la facilidad de instalación son claves para elegir el suelo laminado

El suelo laminado es, a día de hoy, una de las principales alternativas de los usuarios a la hora de renovar el suelo del hogar. Tanto los que prefieren la calidez y elegancia atemporal de la madera como todos aquellos que se atreven con colores y acabados diversos, los suelos laminados ofrecen suficientes alternativas.
Se trata de un producto muy fácil de instalar y de precio asequible que hace posible disfrutar de un suelo decorativo y de calidad gracias a la belleza de sus acabados y la resistencia que ofrecen en muchos aspectos.
Los suelos laminados están conformados por diversas capas de derivados de madera y materiales sintéticos que se adhieres mediante resinas altamente resistentes. Esta configuración convierte este tipo de suelos en un producto flexible y resistente frente a golpes, desgastes, ante la acción de la radiación solar u otros agentes externos de degradación superando en muchas ocasiones a los suelos de madera natural.La resistencia frente al agua y una apreciable capacidad ignífuga son fundamentales, no solo de cara a la conservación del estado impecable de la superficie, sino también como medida de seguridad contra incendios.
En suelos fácilmente degradables, esta característica de baja calidad se hace notar en la aparición de manchas, pérdida de brillo y desgaste del color que se deja ver de forma muy evidente en las marcas que aparecen al mover los muebles de lugar. Este problema se puede evitar con el uso de suelos laminados de calidad que resistan ante la degradación propia de una superficie en contacto constante con el roce y la abrasión.
Otro factor fundamental que hace de este tipo de suelos una de las principales elecciones por parte de los usuarios es la gran facilidad que los caracteriza en el momento de la instalación. Con una enorme diversidad en lo que se refiere a los tipos de superficies a cubrir, los suelos laminados no requieren de grandes conocimientos ni formación específica para su montaje.
Basta con ensamblar unas piezas con otras sin necesidad de aplicar adhesivos. Los laminados se disponen directamente sobre la superficie a cubrir y se cortan con facilidad para adaptarse a las medidas de la habitación. Un par de días antes de comenzar el trabajo, es conveniente dejar reposar las piezas sobre el suelo definitivo sin el embalaje para que se adapten a la humedad del entorno y las medidas sean correctas a la hora de la instalación.

Written by Mercedes

El papel pintado forma parte de mi vida desde que era una niña, mi padre me ha enseñado de manera apasionada todo lo que sé de este producto. Mis estudios como abogada me han permitido adquirir otra gran parte de mi conocimiento que aplico también a la gestión de mi empresa. Soy madre y adoro pasar mi tiempo con mis hijos y mi familia. Mercedes Ventura. Directora Ventura Decoración.

No hay comentarios todavía.

Déjanos tus comentarios

Has de estar resgistrado para responder a un comentario.